Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingrese o regístrese acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Recuerdo la costumbre que teníamos en la casa de mis padres. Era derivada de la convicción de mi padre, que no se cansaba de decirnos, desde niños: “el hogar se hace alrededor de la mesa”.

Los almuerzos y las comidas eran siempre lugar de encuentro con el que se afianzaban las relaciones de la familia. Se comentaban los últimos sucesos de cada uno y, mis padres, aprovechaban para darnos un poco de cátedra sobre la vida, la sociedad, el mundo de los deportes y mucho más. Sin que faltara algo de la política que como bicho venenoso, siempre penetra en los hogares para dividir, más que para unir.

Eran momentos, siempre agradables, aunque, en muchas ocasiones, eran bien aprovechados para formarnos a mi y a mis hermanas. Aspectos religiosos, propios de un hogar cristiano, se combinaban con pautas de comportamiento humano que, generalmente, tenían como referente la
“Urbanidad de Carreño”, libro en que aprendimos, casi todos los colombianos, en nuestros colegios, todo lo que tenia que ver con el respeto por el otro y los buenos modales que se debían mantener en cada lugar, dentro de la familia y la sociedad.

Era oportunidad maravillosa para actualizarnos de los temas de la familia y de los amigos. Todos opinábamos. Aunque los hijos guardábamos un respeto, un poco extremo. Con mi padre, mi madre y entre hermanos, nos tratábamos de Usted, no de tú.

La madre, aprovechaba, para apoyarse en la autoridad del padre, para afianzar sus decisiones que, generalmente, se concretaban en una instrucción clara: “a su mamá se le obedece y se le respeta.”

Sin embargo, esa disciplina de familia ya olvidaba, no ocultaba las caricias de los padres y el apoyo tierno, en todo momento, que nos hacía sentir seguros y amados, estímulos suficientes para salir de casa a conquistar el mundo.

Eran mis padres muy cuidadosos en procurarnos una alimentación balanceada, en medio de las dificultades propias de una familia a que nada le sobraba, pero tampoco, nada le faltaba, de lo que es fundamental para vivir y desarrollarse dignamente.

Alrededor de la mesa, comíamos todo lo que es fundamental para el desarrollo del cuerpo. Aprendíamos a comportarnos. Pero también, por el amor que nos unía, sentíamos esa ansia de formación espiritual, por la que aprendimos que, gracias a Dios, mis padres tenían trabajo y, nosotros, educación y salud, con un techo que nos abrigaba.

Entendimos la importancia de creer en Dios, como fuente de vida y de amor cuya esencia radica en la caridad y la colaboración desinteresada de todos, hacia todos y a cada uno.

Aprendimos a valorar nuestras comidas y que éramos afortunados, pues muchos niños y niñas de nuestra edad no tenían alimentos para comer ni agua para beber. Sentimos, por esta vía, la injusticia que más tarde encontraríamos en los hermanos débiles y maltratados a los que encontramos en el transcurso de la vida.

Esa sensibilidad social que, gracias a mis padres, quedó sembrada en lo más profundo de mi alma, hizo que, desde muy joven, me sintiera, cada vez, más
Identificado con los más pobres y humildes. El deseo por reivindicarlos, me llevó por los caminos de la política que, en los años juveniles, me acercaron a proletarios y desposeídos, sin dejar de compartir con los burgueses, pero, siempre sembrando medios para ayudar a los más pobres.

Esa libertad intelectual y de acción que también inculcaron mis padres en esas conversaciones diarias sobre la mesa, me permitieron sentir el apoyo magnífico del liberalismo de mi padre, mezclado con esa preocupación conservadora y prudente de mi madre que hicieron, con la ayuda de mi colegio y la universidad, lo que hoy soy y tanto agradezco.

Fue así, como gracias a ese alimento material y espiritual, alrededor de la mesa, se moldeó mi cuerpo y mi alma.

Ahora, ya viejo, después de tantos triunfos y errores, me siento más cerca de Dios, por la vía de la “opción por los pobres” a quienes siempre estaré agradecido; por tantas oportunidades que me han dado de acercarme y compartir con ellos, respetarlos y darles una mano de ayuda, con cariño y sabiendo que, en medio de sus tristezas y dificultades, está el germen de la alegría que también los acerca a Dios y los engrandece por la vía de sus desdichas.

Ahora, que han pasado los años, doy gracias a todos los que me han acompañado en este proceso que, tomando el título de un libro que tuve oportunidad de escribir, hace muchos años, me anima a decir: ¡GRACIAS A DIOS!

Enviado desde mi iPhone

(Visited 581 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Ingeniero Civil, Magíster en Planeación y Desarrollo Económico, Especialización en Marketing y Evaluación de Proyectos.- Presidente, gestor y fundador de la CORPORACIÓN GESTAR PROYECTOS, Gestor y Primer Presidente de la Organización TERPEL. Gestor y Primer Presidente de la ASOCIACIÓN DE EMPRESARIOS DE CHÍA. Gerente General: GENERAL MOTORS, CARVAJAL, periódicos EL PAÍS, EL HERALDO, LA REPÚBLICA. Gerente General de Mercadeo y Ventas ORGANIZACIÓN CORONA. Profesor Universitario y Asesor Empresarial, experto en temas de Gestión para la Alta Dirección, Planeación Estratégica, Gerencia Estratégica y Marketing Estratégico en la UNIVERSIDAD DE LA SABANA.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Cómo podría describirse a Charles Michel, un profesional de la cocina graduado(...)

2

Hace 20 años, por esta época, me diagnosticaron un cáncer Linfático, que(...)

3

Los viajeros de negocios buscan pegarse una escapadita para turistear los fines(...)

1 Comentario
Ingrese aquí para que pueda comentar este post
Reglamento de comentarios

PORTAFOLIO no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto por comentario.
Acepto
¿Encontró un error?

Para PORTAFOLIO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de nuestra compañía.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Su calificación ha sido registrada.
Su participación ya fue registrada.
Haga su reporte
Cerrar
Debe escribir su reporte.
Su reporte ha sido enviado con éxito.
Debe ser un usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar