Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Carta de Gerencia

Ingrese o regístrese acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El trabajo, como practicante en la Superintendencia Técnica de GRIVAL, iba a ser la primera oportunidad en mi vida en la que estaría vinculado a procesos de investigación y desarrollo que debería evaluar y justificar económicamente, ante las personas responsables de tomar(...)

Continuar leyendo

Empezaba una nueva semana y tenía que presentarme ante el superintendente técnico de la planta, Señor Pastor Fernandez. Me comunicó, que mi función sería asistirlo en todos los temas relativos a la evaluación técnica y económica de los proyectos en desarrollo que tenia(...)

Continuar leyendo

Empezaba la nueva aventura del trabajo en GRIVAL. Los estudiantes en práctica, no éramos más de cuatro; ocupábamos una mesa muy grande, de madera, entre las oficinas de la administración de la producción, donde compartíamos espacio con los supervisores de maquinado y(...)

Continuar leyendo

Se me ocurre esta inquietud, al pensar en la sucesión del tiempo y la división artificial del mismo que hemos hecho los humanos para nuestra conveniencia. Pero, la realidad, inobjetable, es que no hay Año Nuevo, como no hay Año Viejo. Simplemente, nos enfrentamos a espacios(...)

Continuar leyendo

Y… ¡llegó la hora de empezar a trabajar! El camino, a recorrer a pie, desde la plaza de Funza a las instalaciones de la fábrica de GRIVAL, era relativamente corto. No más de 800 metros. A la distancia, una vez iniciada la marcha, alcanzaba a divisar una chimenea que(...)

Continuar leyendo

Hace 20 años, por esta época, me diagnosticaron un cáncer Linfático, que había invadido buena parte de mi cuerpo. Después de recuperarme, escribí un libro que titulé: ME ATACÓ EL CÁNCER ¡GRACIAS A DIOS! Ahora veo que, a pesar de mi recuperación, el pais sigue enfermo(...)

Continuar leyendo

Un segundo intento de empleo, en mis épocas de estudiante, se presentó cuando mi padre José María Trujillo Arango, era gerente de una sucursal del banco de Bogotá en la carrera 7a con calle 23. Era, tal vez, la sucursal más importante de este banco en el país y manejaba(...)

Continuar leyendo

Me sentía muy extraño. Era cerca de las 7 de la noche. Había salido, con mi maleta, una noche Bogotana, tan fría como siempre, en esta ciudad que se encuentra a 2.600 metros sobre el nivel del mar. El destino: una de las fabricas de acero más importantes del país de aquella(...)

Continuar leyendo

En días pasados, tuve la oportunidad de reunirme con algunos colegas que habían asistido a un curso de marketing en una de las escuelas de negocios para directivos más importantes de Colombia y Latinoamérica. Los conferencistas, como suele suceder, dentro de la academia, con(...)

Continuar leyendo

La sociedad parece evolucionar a la cultura del facilísimo que, no solamente se da en la medida en que la economía del confort nos ha llevado a una comodidad extrema que atrofia el cuerpo, la mente y el alma, sino que, además, rompe la esencia misma de la persona, limitando(...)

Continuar leyendo