Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingrese o regístrese acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Un tema recurrente en las sesiones de coaching tiene que ver con la forma como nos comunicamos a diario y la creencia errónea de que no es saludable decir lo que se piensa o se siente.    Alguna vez has sentido un enorme deseo de decirle a alguien una par de cosillas y te has reprimido de hacerlo por temor a quedar en ridículo o exponerte en tu trabajo, con tu pareja, amigos en fin… Y luego a pesar de que querías decir lo que pensabas has preferido callar.   ¿Cuántas personas optan por llevar la cruz a cuesta antes de exponer sus opiniones?.

Conocí una vez, una mujer que después de hacer su proceso de coaching, descubrió que no pasaba nada, más que ganar amor propio si se atrevía a decir lo que durante años callo.  Esto cambio su vida y eligió vivir con una frase que inspiraba  su alma:  ¿y si lo digo qué?.

Sin embargo, por ese mismo condicionamiento social y la búsqueda de aprobación de los que te rodean se opta por callar para evitar el conflicto. Es verdad que hay que invocar a la prudencia.  Pero como lo dice mi sabía amiga, Lily Sánchez, hay un hilo muy delgado entre la prudencia y la cobardía.  Hay momentos en que es necesario expresar lo que se siente o aquello que incomoda o ponerle límites a aquella persona o  situación que ha traspasado las barreras del amor propio, el respeto y tus derechos fundamentales.

Pero claro, te has quedado callado (a) para no tener problemas y no perder la amistad, la pareja o el trabajo.    Sin embargo, tu poderoso SER interior te hace reconocer que te estas engañado.  Ya que tu cuerpo grita de otra manera lo que  callan tus labios.

Recuerdo algún coachee (cliente) que tenía un padre bastante autoritario y pese a que ya tenía 50 años y había heredado la gerencia de la empresa no se atrevía a contradecir las ideas de su progenitor.  Vivía a su sombra y no había tomado el valor de ponerle límites y hacerse sentir en sus decisiones.  El mandato o creencia que lo dominaba rezaba de la  siguiente forma:  No puedo faltarle al respeto a mi padre. Guardaba una reverencia exagerada ante su  carácter dominante.   Luego descubrió que podía cambiar ese paradigma haciendo consciencia que para guardarle respeto a otro, tenemos que empezar por respetarnos nosotros mismos.    El coachee, aprendió a decir no y sacar un sí positivo.  A relacionarse desde la comunicación asertiva.

Es cierto que no suele ser fácil decir lo que se siente ante determinadas figuras de autoridad, debido entre otros factores al condicionamiento social, la manipulación de creencias límitantes aprendidas durante la infancia, al deseo aprendido de buscar afecto en otros, sin reconocer su propio afecto.    Flaco favor le haces al mundo, cuando te sientes pequeño o no adecuado para los demás, no valioso, no merecedor.  Eres un hijo del todopoderoso y hemos  nacido con dones y habilidades divinas.  Todos sin excepción.

Cuando se habla desde ese lugar, desde la comunicación empática entonces comprenderás que si lo dices, nada sucederá y tú te habrás liberado de resentimientos y cargas emocionales que solo te contagian de rabia, culpa, crítica y falta de amor propio. Sobre todo cuando interiorices que no eres responsable de la manera como las personas eligen sentirse y de sus emociones. Sino que más bien eres responsable de cómo eliges sentirte ante determinadas situaciones.

Es sanador y liberador decir lo que se siente y piensa desde la postura del amor y cuando hablo de amor, quiero decir que cuando te atreves a expresar aquello que has pensado y sientes, apoyas al otro ser humano a construir,  a que descubra  facetas o arquetipos de los cuales tal vez no es tan consciente en su estilo de personalidad.  Es cuando le brindas al otro, la oportunidad de convertirse en una mejor versión de sí mismo.        

Tener una buena autoestima, está relacionado con ser coherente, con expresar aquello que se siente. Obviamente aprendiendo a no tomarse las cosas de manera personal, a ser impecable con nuestras palabras, a no suponer, sino a tener la valentía de preguntar y a dar lo máximo de nosotros mismos, como lo reza la sabiduría tolteca en los cuatro acuerdos.

¿Te gustaría conocer cinco motivos más habituales por los que no se dicen las cosas? a continuación:

Necesidad de aprobación. Desde niños vamos construyendo nuestra autoimagen de acuerdo a la retroalimentación de los adultos.  Entonces si los padres eran duros en los cuestionamientos tal vez esos cuestionamientos hayan hecho mella en la autoestima del niño.  Tal vez, no lo hicieron para dañar, sino que buscaban una mejora en el bienestar del pequeño.

Nuestros padres tal vez fueron los primeros en transmitirnos esa necesidad. Es verdad que no lo hicieron por herirnos, sino porque así se lo enseñaron a ellos también.  Cuando niños construimos nuestra imagen a partir de las opiniones de los demás.

Por ejemplo, hacías algo y eso molestaba a los adultos y te tildaban de niño malo.   Por la misma manipulación de los adultos a los niños. Frases como: eres un grosero,  eres desconsiderado con tus padres, no sirves para nada, eres un niño bueno cuando haces lo que yo quiero, entre otros temas, hicieron que pensarás que necesitabas afecto y aprobación de los demás.

Perfeccionismo:    Hay personas que piensan que es malo tener emociones como el miedo, la ira, tristeza, ansiedad.  Pero en realidad todas las emociones y sentimientos cumplen un propósito.  No hay emociones negativas y positivas, solo emociones.  Hay unos que reconocen sus emociones y las expresan de manera natural, pero otros las ocultan porque piensan que es de débil expresar sus emociones y mostrarse vulnerable, cuando el poder está precisamente en habitar las emociones y tener la maravillosa capacidad de sentirse vulnerable. No existe la perfección, existe la imperfección, que es lo más natural del ser humano.

Miedo al rechazo:  Tiene a veces que ver con la incapacidad de mostrar sentimientos y evitar conflictos.   Hay una fuerza de carácter cuando la persona posee la personalidad para mostrar sus opiniones y ser contundente con sus valores y manera de ver la vida.    Tiene claro su amor propio y su valor como ser humano, se  ha aprobado así mismo y no está buscando la aprobación afuera, porque sabe que la más importante es su aprobación consigo mismo.

Miedo al conflicto:  No digo lo que pienso, lo que siento, por temor a dañar a los demás, a que se incomoden  o se enfaden.   Hay momentos en que hay que enfrentar las situaciones de la vida.   Se da más prioridad a los demás, que a sí mismo.   No se ve el valor personal.  Por lo tanto se vive atrapado en sus miedos.   Recuerda que habrá un momento en que necesitas recuperar tu poder personal.  No puedes estar entregándoselo a los otros.

Asumir y hacer juicios:  A veces en vez de preguntar con claridad, se busca asumir o suponer lo que la otra persona desea.  Vaya actitud errónea.   Por eso, en la sabiduría tolteca, se hace hincapié en atreverse a preguntar, antes de hacerse películas de acuerdo a sus creencias, valores y observador personal.   Lo mejor es preguntar para evitar asumir o suponer.   También hacer consciencia de no juzgar, sino que primero hay que escuchar y conocer la historia del otro antes de ir dándole rienda suelta a los juicios.

La pregunta del Coach: giovannafuentes@yahoo.com

¿Cuántas cosas te gustaría gritar a los cuatro vientos?

¿Qué hace que te calles y no hables sobre lo que piensas o sientes?

¿Cómo te has sentido cuando callas aquello que grita tu cuerpo?

¿Qué tan consciente eres de que aquellas emociones y palabras reprimidas afectan tu salud?

¿Qué harías diferente hoy, sabiendo que tú eres tu propio carcelero?

¿Y si lo digo qué?

¿Qué quisieras decir que no has dicho?

(Visited 247 times, 3 visits today)
PERFIL
Profile image

Coach de vida y empresarial certificada de escuela de Estado Unidos. , Comunicadora Social Periodista, de la Universidad de la Sabana, Consultora de Comunicaciones y Relaciones Públicas, exasesora de Comunicacion y Prensa de altos funcionarios del Gobierno. Con trayectoria de 17 años en el periodismo económico y Relaciones Públicas. Graduada del Programa de Liderazgo y proceso transformacional. Miembro de la International Coach Federation Colombia. Ganadora del reconocimiento poster a mejores prácticas de coaching de la ICF.

    Siga a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Lo bueno: Su decisión por reivindicar a los pobres. Su ánimo por(...)

2

Continuando con nuestro estudio del análisis fundamental, seguimos con el tema de(...)

3

El postre es para mí el momento más esperado de un almuerzo(...)

0 Comentarios
Ingrese aquí para que pueda comentar este post
Reglamento de comentarios

PORTAFOLIO no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto por comentario.
Acepto
¿Encontró un error?

Para PORTAFOLIO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de nuestra compañía.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Su calificación ha sido registrada.
Su participación ya fue registrada.
Haga su reporte
Cerrar
Debe escribir su reporte.
Su reporte ha sido enviado con éxito.
Debe ser un usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar