Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingrese o regístrese acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Recuerdo que en el pesebre de la casa, el mismo que construíamos con tanto entusiasmo entre todos los hermanos y al que mi papá le ponía tanto empeño,  había un muñequito al que le decíamos ‘Tirofijo’. Sin darnos cuenta la violencia se nos había colado entre las inocentes imágenes de la Virgen y San José, la mula y el buey.

 

Tendría apenas 8 o 10 años. Pero ya entendía que había nacido en un país rodeado de violencia, la que al principio sentía tan lejana pero que poco a poco fue creciendo a medida que yo también crecía con los años.  Era una proporción extraña.

 

Y pese a haber hecho parte de una familia de 7 hermanos, por lo general siempre hubo comida abundante, de esa que llegaba todavía a la mesa con olor a campo. Y hubo estudio y casa buena, todo gracias a la tozudez y el amor de una mujer campesina que dejó el campo para ir a la ciudad a educar generaciones de estudiantes que germinaron gracias a sus enseñanzas.

 

Pero nadie nos educó para la crudeza de la violencia, la que llegó después, la que nos tocó a esta generación: la de la guerrilla fortalecida, la de los traquetos, la de los  paramilitares, la de los políticos que corrompieron el estado y le vendieron su alma al diablo.

 

La misma, que como en el pesebre de la casa, se coló en miles de hogares del campo y de las ciudades y que llenó de sangre y dolor toda nuestra geografía. Quizás a usted o a mí no nos golpeó de frente, pero sabíamos que estaba allí destruyendo familias que algún día fueron como la suya o la mía.

 

Y la pobreza creció y los cinturones de miseria rodearon las ciudades. Y la violencia se multiplicó en las comunas y en las calles por donde solo algunos tuvimos la suerte de caminar rumbo a las universidades.

 

Y los años me siguieron pasado y frente a mis ojos no hubo mayores cambios… la misma violencia solo que con otros guerrilleros, con otros traquetos y con otros políticos corruptos que venían haciendo ‘escuela’. Y lo único que cambió fue que los ricos se volvieron más ricos y los pobres miserables, en un país lleno de riquezas.

 

Por eso hoy sueño con la paz, para que ojalá algún día a todos los hogares de Colombia les llegue a su mesa comida todavía con sabor a campo. Para que sus hijos vayan a la escuela y para que las familias tengan un futuro como lo tuvieron la suya y la mía… Y  para que jamás vuelva a haber un  ‘Tirofijo’ en un pesebre, cueste lo que cueste, así tengamos que perdonarlos a todos, a los guerrillos, a los paracos, a los traquetos y a los políticos corruptos, la semilla que germinó todo este odio y toda esta violencia.

(Visited 11 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista especializado en temas de negocios en medios como El Tiempo, Portafolio y Dinero. Premio Nacional de Periodismo Económico ANIF. Asesor de prensa y conferencista. Miembro de la Asociación de Periodistas Económicos (APE).

    Siga a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El acuerdo de ensamblaje de vehículos en Colombia, de las multinacionales con(...)

2

La cercanía y familiaridad con el cliente serán las mejores estrategias de(...)

3

Cada día reafirmó la idea de que el poder habita dentro de(...)

0 Comentarios
Ingrese aquí para que pueda comentar este post
Reglamento de comentarios

PORTAFOLIO no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto por comentario.
Acepto
¿Encontró un error?

Para PORTAFOLIO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de nuestra compañía.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Su calificación ha sido registrada.
Su participación ya fue registrada.
Haga su reporte
Cerrar
Debe escribir su reporte.
Su reporte ha sido enviado con éxito.
Debe ser un usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar