Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingrese o regístrese acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por: Marta Deise Cadavid Acevedo. CP, CFE, AML

Chicago, Estados Unidos

Colaboradora de www.auditool.org

Red Global de Conocimientos en Auditoría y Control Interno


 

Es habitual leer en los medios de comunicación las diferentes noticias e investigaciones que organismos de control y periodistas hacen a todos los esquemas de fraude que hoy por hoy vemos en nuestra sociedad.

 

Con el boom de las pirámides y todo el descalabro financiero que produjo DMG en ciertas zonas del país; el gobierno tomó medidas para contrarrestar de alguna manera el impacto de la pérdida, como también la sociedad civil cuestionó los controles que las entidades públicas tenían implementadas para aquel entonces.

 

Sin embargo muchos de nosotros consolamos a aquellos incautos financieros, que en búsqueda de ganancias dirigieron todos sus recursos económicos a las macabras arcas de las primeras pirámides. Muchos de nosotros angustiados por nuestros amigos y vecinos todavía no salíamos del asombro de la situación y culpamos al destino por la fatal pérdida.

 

El tiempo implacable nos enseñó que el destino nada tiene de culpable y que por el contrario es la avaricia y el deseo de dinero fácil los principales motivadores de la consecución del dinero por las vías incorrectas. Así las cosas y tomando la situación con calma muchos colombianos entendimos que como en el amor, el fraude requiere de dos. Avaros y Creativos.

 

La gente creativa y con ideas sobra en Colombia  tanto para los centros de innovación como para el delito. Los innovadores criminales los encontramos en todas las clases sociales, sectores de la economía y hasta en el gobierno. Solo basta con escuchar las historias urbanas sobre la captación indebida de recursos, las apuestas ilegales, constructores piratas, la contabilidad imaginaria, la venta de cupos que son gratis, y la desviación de la contratación, entre otros. La malversación de lo legal y la creación de enmarañadas estructuras comerciales y societarias no se quedan atrás. Obviamente, éstas pertenecen a un fraude aristocrático que afecta a un grupo minoritario pero con substánciales  pérdidas económicas y sociales.

 

Los avaros hacen parte de nuestra historia y por qué no de nuestra sangre. Fuimos descubiertos, conquistados y robados por personas totalmente ajenas a nuestra cultura y principios. Los encontramos en todas partes y hoy ya están organizados como cualquier empresa legalmente constituida.

 

Algunos, en solitario, buscan la mejor forma de obtener dinero fácil y rápido; en esta categoría el salario mínimo y el horario de ocho horas laborales no hacen parte de la rutina diaria. Consideran que las loterías ofrecidas por Internet y las herencias de los ricos moribundos que anuncian en correos electrónicos son los mejores métodos para la acumulación de riqueza. Otros, aun con las arcas llenas, descubrieron como camino hacia la felicidad el dinero a toda costa atentando contra su propia seguridad.

 

Muy posiblemente como en toda relación interpersonal, Avaros y Creativos tengan las excusas perfectas para justificar el comportamiento nocivo y contraproducente. Se alentarán a afirmar que los nuevos productos financieros y las empresas que los crean son más consistentes que los tradicionales. Así mismo otros alegaran que la inseguridad del país permite la irregularidad y el desvió de la norma, y el restante de ambos grupos solo se sumirán en silencio en la investigación de nuevas cosas por hacer.

 

Pero algo debe quedar claro. El gobierno nacional se adhiere con firmeza a los acuerdos internacionales y se alinea con la regulación global. Las medidas cada día serán más estrictas y las sanciones se incrementarán. De igual forma, las instituciones financieras hacen su mejor esfuerzo sacrificando recursos y entrenando personal para apostarle a la seguridad informática y la educación financiera. El sector real no se queda atrás con la desaprobación de conductas mercantiles nocivas que afectan ostensible la economía. Solo nos resta el núcleo familiar, aunque pequeño, lleva la mayor responsabilidad en la carga social, dado que la ética, la moral y los valores empiezan en casa y no son negociables.

 

Como en el amor, con uno que desenamore basta; mientras existan personas ávidas de emociones financieras agresivas, ilegales y arriesgadas existirán creativos para saciar la sed de dinero fácil y rápido.

 

 

Marta Deise Cadavid Acevedo. CP, CFE, AML

Contadora Pública con Especialización en Gerencia Financiera y Máster en Economía  Financiera con doble titulación en Colombia y España con más de 20 años de experiencia en diferentes cargos contables y administrativos; enfocando mi carrera y estudios a la prevención e investigación de los delitos contra el patrimonio económico tales como lavado de activos, fraude, narcotráfico, terrorismo y corrupción. Colaboradora de www.auditool.org

(Visited 4 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Auditool.org, es una red de conocimientos especializada en temas de auditoría y control interno, creada para permitir la transferencia de conocimiento de buenas prácticas a profesionales que laboran en estas áreas.

    Siga a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Construir tu propio ordenador a partir de componentes individuales de PC tiene(...)

2

Durante años, siempre se ha hablado de los seres angélicos que nos(...)

3

Cada día reafirmó la idea de que el poder habita dentro de(...)

0 Comentarios
Ingrese aquí para que pueda comentar este post
Reglamento de comentarios

PORTAFOLIO no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto por comentario.
Acepto
¿Encontró un error?

Para PORTAFOLIO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de nuestra compañía.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Su calificación ha sido registrada.
Su participación ya fue registrada.
Haga su reporte
Cerrar
Debe escribir su reporte.
Su reporte ha sido enviado con éxito.
Debe ser un usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar