Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingrese o regístrese acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por: Luis Ricardo Paredes Mansfield*

 

Como sabemos, el 19 de noviembre de 2012, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) falló la demanda de Nicaragua, en la cual este país pretendía que el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina le pertenecían, y que su plataforma continental extendida llegaría casi hasta las costas de Colombia. La Corte falló en contra de Nicaragua en un 90% de sus pretensiones, pero le otorgó a ese país unos 75,000 kms. cuadrados de mar, aguas internacionales, que eran parte de la Zona Económica Exclusiva de Colombia. Se trata, de todas maneras, de aguas internacionales con libertad de navegación universal, antes y después del fallo.

 

Durante el proceso, que duró once años, desde 2001 hasta 2012, Nicaragua cambió sus pretensiones ante la CIJ en muchas oportunidades, tantas que desesperó a uno de los tres abogados asesores de Colombia en el proceso, el muy notable Profesor James Crawford, quien en audiencia pública exclamó: “Existe un conocido cuento de niños popularizado por Walt Disney ⎯Winnie the Pooh. A Winnie se le pregunta si quiere leche condensada o miel untada sobre el pan ⎯, y dice con voz de gruñido: «ambos!» El Winnie nicaragüense primero quiere una «zona económica exclusiva» de 250 millas náuticas (mn), y luego quiere una plataforma continental de 400 mn. Luego quiere ambas cosas: una ZEE de 200 millas y la plataforma continental que se desvía a más de 500 millas en su extremo norte. Los números han cambiado ligeramente, pero las reclamaciones van creciendo. Todo un apetito!”[1]

 

Explicó su comentario así: “Señor Presidente, Señores Jueces, tres solicitudes, tres casos, tres conjuntos de demandas diferentes y contradictorias. Nunca en el curso del conflicto forense humano ha habido un caso menos consistente, menos constante, uno más móvil y oportunista. El Tribunal podrá entender que no podemos en el tiempo disponible en la primera ronda de comentarios sobre todos los aspectos de la tercera mutación de Nicaragua ⎯vamos a hacer nuestro mejor esfuerzo.”[2]

 

Y explicó todavía más su exasperación: “Nicaragua en este proceso presentó un reclamo de línea media, lo retiró, intentó sustituirlo con un nuevo reclamo marítimo, el cual contradecía el reclamo retirado para luego introducir una pretensión compuesta tanto de la zona económica exclusiva como de la plataforma continental exterior ⎯ambos, como dijo Winnie the Pooh . Esto es como litigar [con el demandante] saltando sobre un trampolín, imposible de precisar.”[3]Aquí, diríamos que Nicaragua, la demandante, estaba dando palos de ciego.

 

Y el Juez qué? Mudo.

 

Pero no demoró la respuesta de Nicaragua, a cargo del abogado estadounidense Paul Reichler, quien en tono serio y docto le informó a los Jueces, en plena audiencia, algo que seguramente él pensó que ellos ignoraban. Dijo: “El animal ficticio [Winnie-the-Pooh] no tenía ningún derecho ni a la leche condensada ni a la miel bajo la Convención sobre Derecho del Mar, los cuales, según el Profesor Crawford, aquel glotonamente exigía.”[4] Francamente…

 

Lo anterior no dejaría de ser una anécdota divertida pero desconcertante sobre el proceso ante la CIJ si no fuera porque pone muy en claro un desequilibrio procesal de tolerancia benévola, para no usar otros calificativos, de la CIJ hacia Nicaragua. Se trata, ni más ni menos de lo que aquí y en todas partes del mundo se llama Debido Proceso, al cual tienen derecho hasta los países más poderosos y ambiciosos, entre los cuales nos incluye Nicaragua. Las pretensiones en un proceso no se pueden cambiar al vaivén del desarrollo del mismo: si en desarrollo de un proceso judicial veo que mi pretensión inicial no está funcionando, no puedo cambiarla sino dentro de un breve término al iniciar el proceso y por una sola vez,  ni en Colombia ni en ninguna otra parte del mundo, con la excepción que estamos comentando.

 

Nota: Winnie-the-Pooh es una obra para niños cuyo autor es A. A. Milne. El personaje central es Winnie, un oso que habla.

 

* Abogado, LLM. LuisRicardoParedes@gmail.com


[1]Audiencia Pública del jueves 26 de abril de 2012: Traducción del autor

[2]Audiencia Pública del jueves 26 de abril de 2012 Traducción del autor

[3]Audiencia Pública viernes 27 de abril de 2012

[4]Audiencia Pública martes 1 de mayo de 2012

(Visited 66 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

LexBase (www.lexbase.com) ofrece el servicio de acceso vía Internet a la normatividad y jurisprudencia nacional, con actualización permanente. La compañía fue fundada por abogados en ejercicio, para atender las necesidades jurídicas en un entorno de gran aumento de información jurídica y dificultad para encontrar rápida y confiablemente lo deseado. LexBase desea contribuir al mejoramiento y enriquecimiento del Derecho en Colombia, tanto en su ejercicio privado como en la administración pública y en la administración de justicia. Aumente su eficiencia, productividad y confiabilidad.

    Siga a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hoy les traigo la historia de tres jóvenes que crearon una agencia(...)

2

“La ética empresarial no es cumplir la ley, pues lo legal debemos(...)

3

Construir tu propio ordenador a partir de componentes individuales de PC tiene(...)

0 Comentarios
Ingrese aquí para que pueda comentar este post
Reglamento de comentarios

PORTAFOLIO no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto por comentario.
Acepto
¿Encontró un error?

Para PORTAFOLIO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de nuestra compañía.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Su calificación ha sido registrada.
Su participación ya fue registrada.
Haga su reporte
Cerrar
Debe escribir su reporte.
Su reporte ha sido enviado con éxito.
Debe ser un usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar