Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingrese o regístrese acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En el escenario empresarial, escucho muy a menudo a los líderes, coordinadores y personas que tienen un cargo de responsabilidad que las cosas deben hacerse para ya, de inmediato y por ende que las personas deben pensar rápido y darle cabida a la acción.   Aquel que no este en la órbita de esta dinámica del correr y de responder con premura, es observada como un ‘bicho raro’, que se etiqueta sin el menor arrojo.

En ese contexto se privilegia la rapidez y los resultados. Se ha llegado a un nivel de esquizofrenia por los resultados que incluso en algunos murales de las oficinas de los directivos, rezan mensajes del siguiente orden: no me traiga el problema, sino tráigame la solución. En ese horizonte se va creando una cultura de lo rápido, de la solución, del afán en donde lo inmediato deja de lado lo importante, la capacidad de análisis, de construir relaciones, de estimular la creatividad, el sentido de la imaginación y el asombro.

En esa elite de la fatiga y la rapidez, el precio que se paga en las organizaciones es demasiado alto, sin que hasta el momento, se tenga consciencia de ello. Esto es lo que el filósofo contemporáneo más influyente,   Byung Chul Han, ha denominado ‘’la sociedad del cansancio’’ en donde el exceso de positividad nos está conduciendo a una sociedad llena de individuos agotados, frustrados y deprimidos.

En este nuevo escenario social, víctima y verdugo son la misma persona. Ya no hace falta una dictadura ni un tirano para someter a la población. Nos bastamos nosotros solos para explotarnos hasta la extenuación. Y paradójicamente vivimos bajo una falsa sensación de libertad.

De hecho, la Universidad de Glasgow realizó una investigación para evidenciar cómo la enfermedad de la prisa reducía los niveles de atención y memoria.  Vivir apresurados nos convierte en seres olvidadizos que dejan de estar conectados con la vida de manera significativa y saludable.

En la actualidad, el síndrome de la vida ocupada no aparece en ningún manual de diagnóstico. No se considera un trastorno, pero sí un factor de riesgo para la salud psicológica. Comprendamos ahora cuál es la columna vertebral que sustenta esta condición tan desgastante: Más allá de las obligaciones laborales, están las presiones internas. Cuando tenemos tiempo para descansar, lo ocupamos con nuevos compromisos que, lejos de relajarnos, nos estresan más.

 A veces, las personas sienten mentalmente que tienen la obligación de estar pendiente de todo y de asumir responsabilidades que no siempre nos corresponden.

Casi sin darnos cuenta, nuestras jornadas se llenan de objetivos y tareas que no siempre podemos cumplir por completo. Y esto eleva el estrés e incrementa el sentimiento de insuficiencia, de no estar haciendo las cosas bien, el critico interno, la voz en tu cabeza se alborota.  Además, por andar de afán y a la carrera se ralentiza la productividad, pues se pasa por alto, el análisis y también la frase de que las mejores cosas toman tiempo.

La autoexigencia, sumada a la percepción de que la prisa no nos permite realizar nuestras responsabilidades de manera óptima, aumenta la angustia emocional.

El síndrome de la multitarea, se convierte en un rasgo del síndrome de la vida ocupada, en incluso algunos ejecutivos como si fuera un estatus de importancia, a flor de labios hablan de que no tienen tiempo, están ocupados y en esa prisa no escuchan lo esencial de la vida, se ha perdido la capacidad de asombro, de darse la oportunidad de escuchar al otro y para lo único que hay espacio en algunos casos es para el juicio.  Cada ser humano, vive su propia historia, y sus propias situaciones.

Entonces la invitación es a vivir en el momento presente.  A ralentizar, parar y detenernos, .  Disfrutar del aquí y el ahora.   Dejar de vivir corriendo e incluso transformar el vocabulario, dado que la gente no tiene mucha consciencia de que las palabras tienen poder y algunos cuando se les pregunta como estas? Responden: corriendo.

Es cierto que hay que dar resultados, no obstante, la vida se vive en el momento presente y en la medida en que aprendamos a enfocarnos las personas tendrán una mejor calidad de vida y por ende, esto se reflejará en la sociedad.

La pregunta del Coach: giovannafuentes@yahoo.com

¿En qué momentos sientes que tu vida esta de prisa?

¿Tienes alguna historia sobre el sindrome de que todo es para ya?

 

 

 

 

(Visited 585 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Coach de vida y empresarial certificada de escuela de Estado Unidos. Coach certificada de equipos, coach de cultura de felicidad laboral, y clima organizacional. Graduada del postgrado en Bioneuroemoción, Enric Corbera Institute y Universidad Torreón, México. Comunicadora Social Periodista, de la Universidad de la Sabana, Consultora de Comunicaciones y Relaciones Públicas, Asesora de Comunicación y Prensa. Con trayectoria de 20 años en el periodismo económico y Relaciones Públicas. Ex asesora miembro de la ICF. Ganadora del reconocimiento poster a mejores prácticas de coaching de la ICF.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Lo primero que debemos saber es que la información exógena es el(...)

2

Es fin de semana, así que en vez de hablar de temas(...)

3

En un entorno cada vez más rápido, más volátil y más incontrolable,(...)

0 Comentarios
Ingrese aquí para que pueda comentar este post
Reglamento de comentarios

PORTAFOLIO no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto por comentario.
Acepto
¿Encontró un error?

Para PORTAFOLIO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de nuestra compañía.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Su calificación ha sido registrada.
Su participación ya fue registrada.
Haga su reporte
Cerrar
Debe escribir su reporte.
Su reporte ha sido enviado con éxito.
Debe ser un usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar