Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingrese o regístrese acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

Existe un común denominador en nuestras conversaciones, formales e informales, relacionadas con asuntos de carácter público: la queja. En efecto, la realidad que nos rodea brinda muchas razones de inconformidad respecto a cómo se manejan los destinos de nuestra sociedad, ergo, los tomadores de decisiones se convierten en el objetivo de nuestras más agudas críticas: gobernantes, opositores y dirigencia en general, son el blanco de los dardos venenosos que abundan en nuestra argumentación.

 

En la mayor parte de los casos, el diálogo se reduce a los asuntos negativos: magros resultados de la iniciativa gubernamental, incompetencia de los funcionarios, pasado –y presente- oscuro de la clase política. Algunas veces, el calor de la discusión es fuente de inspiración y surgen alternativas de construcción de mundos ideales pero posibles. En pocas, pero afortunadas oportunidades aparece el cuestionamiento respecto a nuestro propio rol como generadores del cambio requerido.

 

Nuestro papel para posibilitar el cambio no es otro que incidir en la forma en que se toman las decisiones públicas, esto es, ajustar la estructura institucional de tal manera que las políticas obedezcan a la búsqueda del bien común en menoscabo de los intereses particulares que hoy día prevalecen en muchas directrices públicas.

 

No obstante, en esta instancia aparece tal vez el principal aliado de los individuos criticados: la falta de compromiso de quienes se quejan. Son muchos los escenarios desde donde se puede promover el ajuste institucional a base de trabajo honesto y desinteresado, pero son pocos los que deciden sumarse a la tarea. La ausencia de compromiso con proyectos de cambio se disfraza de escepticismo y suspicacia para ocultar la comodidad que también permea otros ámbitos de decisión cruciales para la existencia humana.

 

Mientras predominen las excusas sobre los hechos, seguiremos condenados a gobiernos ineficientes, incompetentes y corruptos bajo el amparo de la legitimidad que les confiere nuestra pasividad. Nuestro país exige romper la burbuja de la comodidad en la que estamos inmersos para comprometernos con la construcción de una nueva sociedad.

 

(Visited 9 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesor Asociado del Departamento de Gobierno y Ciencias Políticas, Universidad EAFIT.

    Siga a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Economía

    Esperanza en Bajo Cauca.

    Algo está pasando en el Bajo Cauca. Diferente a los operativos policiales, por supuesto. La idea que está haciendo carrera(...)

  • Economía

    Contra los militantes del escepticismo

    ¡Apague y vámonos! Muchos intentan reducir la realidad del país a eso. Al miedo paralizante, al conformismo y a la(...)

  • Economía

    Chocó: lamento, reclamo, acción, cambio

    En muchos de los nuevos líderes chocoanos se observa una posición moderada, tal vez ingenua, respecto a las realidades que(...)

  • Economía

    Las pobrezas del oro

    Las realidades de la minería aurífera son complejas. Es fácil decirlo, difícil aproximarse desde la comodidad de las ciudades e(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hace algunas semanas me llamó una periodista de la revista Compensar para(...)

2

Cuando piensas en tu marca quieres ofrecer una experiencia global al cliente,(...)

3

En varios escenarios se ha dicho que la reforma pensional en Colombia(...)

0 Comentarios
Ingrese aquí para que pueda comentar este post
Reglamento de comentarios

PORTAFOLIO no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto por comentario.
Acepto
¿Encontró un error?

Para PORTAFOLIO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de nuestra compañía.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Su calificación ha sido registrada.
Su participación ya fue registrada.
Haga su reporte
Cerrar
Debe escribir su reporte.
Su reporte ha sido enviado con éxito.
Debe ser un usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar